Mudanza sin estrés

En la entrada anterior destacábamos como la preparación previa puede ayudar a reducir el estrés que conlleva una mudanza. Seleccionar, organizar y empacar anticipadamente los objetos que llevaremos ayudará a que el día la mudanza sea menos caótico.

Vimos como marcar o identificar las cajas con su contenido es esencial. Además asegúrese que cada caja no tenga un peso demasiado elevado, puede generar accidentes o lesiones para usted o para sus colaboradores. Se recomienda que cada caja no tenga un peso mayor a 20 kilos.

 Paginas web inmobiliarias
Paginas web inmobiliarias

A menos que posea un vehículo apropiado, un grupo de familiares o amigos dispuestos a ayudarle, o que realmente desee hacerlo usted mismo, prefiera contratar un servicio especializado en mudanzas. Si, es un dinero a más que tendrá que disponer para el proceso, pero véalo como una inversión para su tranquilidad.

Por más simples que sean sus muebles y sus cosas es seguro que no querrá que se dañen… ni cargar con todas ellas a sus espaldas… o si? Pregunte a los corredores de inmuebles o busque en las páginas web inmobiliarias, en la sección de aliados o de contactos, allí siempre encontrará personal especializado en mudanzas, o en ajustes eléctricos, hidráulicos, etc.

Objetos similares pueden ser empacados o acomodados en conjunto de forma más fácil. Podrá hacer un solo “paquete” con escobas, sombrillas, paraguas, bastones, etc. Tenga atención con los libros, pues no son impermeables y un accidente puede resultar desastroso!

Al desmontar muebles como camas, armarios, estantes o bibliotecas, guarde sus partes y secciones, de forma ordenada, en una sola caja o en bolsas debidamente identificadas. Muchas veces pequeñas piezas como tornillos y soportes son extraviados durante las mudanzas, generando grandes trastornos y creando un verdadero rompecabezas. Si lo prefiere y el presupuesto aún lo permite, contrate montadores profesionales de inmuebles para esta tarea.

Si es posible, trate de realizar la mudanza en varia etapas. Los muebles y electrodomésticos pesados podrán ir en un solo viaje. Pero objetos pequeños o delicados, ropa y demás objetos personales podrán llevarse en los días previos o posteriores a la mudanza mayor. Así se minimiza el riesgo que en un solo día algo falle y afecte todo el proceso, y podrá también distribuir el riesgo de llevar todas sus pertenencias al mismo tiempo.

Muebles de madera como mesas, escritorios, camas, sillas son muy fáciles de rayar, arañar o amasar durante las mudanzas. Las empresas dedicadas a este negocio acostumbran tener grandes cubiertas para protejer ese tipo de mueble. Infórmeles anticipadamente cuales muebles componen su mudanza y destaque todo aquello que requiera cuidado especial como cuadros, espejos o cerámicas.

Paciencia, paciencia y un poco más de paciencia! Recuerde dejar a la mano las copas, y algo con que brindar. Luego de terminar verá que ha valido la pena. Nada como mudar y darse una nueva oportunidad!

***

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *