El agente inmobiliario: clave en el mercado de bienes raíces

El agente inmobiliario actúa como un facilitador y como un mediador. Para cumplir su papel deberá conocer muy bien tanto a las partes como al objeto de la negociación. Sea que esté del lado de quien compra un inmueble, o del lado de quien lo está vendiendo o alquilando, deberá tratar de obtener la mayor cantidad de informaciones sobre todos los detalles que incumben en la operación, sobre todo el proceso legal, sobre las características del inmueble y sobre las necesidades de aquellos que están negociando.

Dependiendo de su experiencia en el mercado, el corredor de inmuebles sabrá detectar rápidamente donde existe un real interés de negociación, una buena oportunidad, así como diferenciar los inmuebles que puedan tener potenciales problemas de aquellos que si sean atractivos para el mercado actual.

Siempre será interesante contar con los servicios de un corredor de inmuebles profesional. Ellos tienen una particular visión de negocios y al no tener “lazos” sentimentales con el inmueble podrán emitir opiniones acerca de puntos importantes que usted puede pasar por alto, como remodelaciones y pequeños ajustes necesarios. Confíe en su experiencia y en sus opiniones, ese es su trabajo.

Un agente inmobiliario con experiencia hará uso de las herramientas informáticas disponibles para el mercado de bienes raíces: publicará sus inmuebles en páginas web inmobiliarias y portales inmobiliarios especializados, aumentando enormemente la oferta hacia el público objetivo.

Una vez decida contratar un agente inmobiliario, deje claro cuál será el valor o porcentaje que irá a pagar por sus servicios y establezca con el un plan de trabajo y de compromisos durante la oferta y negociación de su propiedad.

Al encontrar un interesado, el agente deberá analizar con las partes los pequeños detalles del contrato y establecer acuerdos y aclaraciones sobre los puntos donde surjan dudas. Un buen negocio podría arruinarse por detalles que no fueron aclarados o definidos en su momento.

Un corredor de inmuebles es sincero con las partes. Es posible que el inmueble sea el ideal para el interesado, cuente con las características que está buscando hace tiempo y se encuentre en una muy buena localización. Pero es posible también que esté lejos de sus posibilidades financieras. Siempre será mejor ser sincero y evitar negociaciones que no llevarán a ningún lado. Para llegar a esa conclusión, el corredor de inmuebles deberá conocer las reales posibilidades económicas de las partes y los sistemas de crédito a los cuales podrían acceder.

Finalmente, recuerde que el agente inmobiliario es un mediador, pero quien decide finalmente la hora y el momento para celebrar un negocio son las partes, propietario e interesados. Esté atento, pues como en toda profesión, existen corredores de inmuebles que solo están interesados en ganar rápidamente su comisión y no en la verdadera satisfacción de las partes.

***

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *