Construcciones sustentables II.

En la entrada anterior presentamos algunos aspectos generales sobre las construcciones sustentables. Comentábamos como tornar una construcción sustentable puede llegar a costar un buen dinero, dependiendo del tipo de instalación, remodelación o emprendimiento que deseemos hacer, y dábamos el ejemplo de una unidad fotovoltaica vs. el uso de lámparas ahorradoras de energías. Las dos apuntan a lo mismo, economía en el consumo de energia, pero los costos y facilidad de implementación en un inmueble son bien distintos.

Si deseamos adquirir un inmueble sustentable, una vivienda por ejemplo, podemos encontrar diferentes opciones en las páginas web inmobiliarias. El comercio de lo «verde» también ha llegado al mercado de bienes raíces.

Recordemos que no todo lo que brilla es oro y será recomendable analisar la ofertas con atención, y para no pagar gato por liebre. Cuales son los elementos sustentables contemplados en su diseño, o cuales las instalaciones «ecologicas» con las que cuenta?

Dichas viviendas van desde aquellas unifamiliares, aisladas y relativamente autosostenibles energéticamente, hasta aquellas que comparten varios espacios con otras, siguiento la tendencia del cohousin actual.

Cual es el modelo que deseamos siguir? Cuales son las necesidades que deseamos atender al adquirir una vivienda de ese tipo? Cual es el real impacto ambiental que podremos generar con esto?

Los inmuebles residenciales y comerciales son responsables de 28% de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y de 30% del total de los residuos, y consumen el 72% de la electricidad. El tipo de modificación o ajuste que hagamos a una construcción también generará diferentes impactos al ambiente, pudiendo mejorar significativamente nuestras condiciones de vida y la de nuestros vecinos. Es por eso que se debe pensar cual es la reforma prioritaria y posible de hacer en cada momento.

Utilizar materiales y estructuras recicladas o reutilizadas de otras construcciones es una excelente alternativa al reformar o remodelar un inmueble hacia lo «verde». Desde hace algunos años son conocidas las instalaciones creadas reutilizando contenedores marítimos, con resultados sorprendentes.

Si lo que deseamos y podemos hacer es una reforma, pero con una relativa baja inversión, podemos cambiar las ventanas del inmueble por aquellas dobles, pues además de ayudar en el aislamiento térmico, reducen casi por completo la entrada de ruidos, mejorando el confort.

Otra solución ambiental efectiva y simple son lo calentadores solares pues reducen mucho el consumo de energía, su costo es barato y son de fácil instalación.

La solución ambiental que implentemos dependerá del dinero disponible y de la prioridad en la realización de dicha obra. Ir adaptando poco a poco un inmueble parece un solución recomenble cuando no se cuenta con un gran presupuesto. Sin embargo, en muchos casos, los beneficios económicos y ambientales serán casi que inmediatos.

Creemos que en el futuro, cualquier tipo de inmueble deberá tener en su diseño elementos e instalaciones que mejoren su balance ambiental. Dichas característcas los tornarán también más atractivos para un mercado cada vez más conciente del impacto ambiental.

***

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *