Inmuebles compartidos: desde viviendas hasta lugares de trabajo

En todo el mundo una antigua tendencia está nuevamente a la orden del día: los inmuebles compartidos. El valor del alquiler de vivienda, de una oficina o de inmuebles industriales es uno de los montos que más pesa a final de mes. Es por esto que cada vez más se recurre al alquiler compartido, facilitando no solo la parte financiera de los involucrados.

Cual es la motivación para compartir un inmueble? Muchas personas buscan compartir una vivienda o lugar de trabajo por varias razones además de la económica, como la búsqueda de compañía para el día a día, tener alguien para compartir las responsabilidades de mantener una casa, cuando se es nuevo en una ciudad o país, cuando se busca una buena localización próxima a la escuela, lugar e trabajo o centros e negocios, o cuando se trata de profesionales independientes o recién formados que están creando su primera oficina.

Incluso muchas empresas y hasta multinacionales ya consolidades buscan compartir espacios a través del llamado “coworking” por las ventajas que esto ofrece.

Compartir una vivienda o un lugar de trabajo no es una tarea fácil. Se deben tener en mente varios aspectos antes de considerar esa posibilidad y antes de elegir una alternativa dentro de varias opciones.

La selección equivocada de un compañero de vivienda, o de lugar de trabajo compartido, puede resultar en un verdadero tormento. Es fundamental saber que es lo que se quiere o se pretende al compartir un espacio, y saber elegir será la clave para evitar futuros problemas, como el dictado popular afirma: no todo lo que brilla es oro.

Luego de tomar la decisión, el primer paso será buscar las viviendas o lugares de trabajo disponibles para compartir. A través de internet, las páginas web para inmobiliarias y algunos portales de inmuebles ofrecen secciones especiales para quien está en esa búsqueda. Además las redes sociales ayudan bastante en esa tarea.

Analice las opciones y marque una entrevista con sus futuros compañeros de vivienda. Tiene una visión similar de vivienda, son fiesteros o más tranquilos, les gusta compartir las responsabilidades de mantener una casa, o están buscando alguien que les solucione su desorden, tienen mascotas, fuman, son extremadamente obsesivos con el orden y la limpieza o simplemente no lavan un plato. Piense lo muy bien y recuerde dejar claro y por escrito los compromisos, obligaciones y derechos de cada habitante.

En el caso de los inmuebles comerciales e industriales, haga un visita física a las instalaciones y verifique que ofrecen lo que su empresa necesita, como espacios comunes y privados, servicios de teléfono e internet, instalaciones eléctricas etc.

Muchas empresas que trabajan en coworking se benefician no solo en los aspectos puramente económicos y logísticos. El trabajar con empresas “vecinas” facilita el surgimiento de ideas, proyectos y estrategias de negocio en conjuntos. Es por ello que un factor clave para elegir un lugar de trabajo compartido es la afinidad con los profesionales con los cuales compartirá espacio, pudiendo o no ser del mismo segmento o área económica o que ofrezcan y produzcan los mismos productos y servicios.

La tendencia de compartir espacios volvió para quedarse, y de usted también depende aprovechar todas sus ventajas.

***

El agente inmobiliario: clave en el mercado de bienes raíces

El agente inmobiliario actúa como un facilitador y como un mediador. Para cumplir su papel deberá conocer muy bien tanto a las partes como al objeto de la negociación. Sea que esté del lado de quien compra un inmueble, o del lado de quien lo está vendiendo o alquilando, deberá tratar de obtener la mayor cantidad de informaciones sobre todos los detalles que incumben en la operación, sobre todo el proceso legal, sobre las características del inmueble y sobre las necesidades de aquellos que están negociando.

Dependiendo de su experiencia en el mercado, el corredor de inmuebles sabrá detectar rápidamente donde existe un real interés de negociación, una buena oportunidad, así como diferenciar los inmuebles que puedan tener potenciales problemas de aquellos que si sean atractivos para el mercado actual.

Siempre será interesante contar con los servicios de un corredor de inmuebles profesional. Ellos tienen una particular visión de negocios y al no tener “lazos” sentimentales con el inmueble podrán emitir opiniones acerca de puntos importantes que usted puede pasar por alto, como remodelaciones y pequeños ajustes necesarios. Confíe en su experiencia y en sus opiniones, ese es su trabajo.

Un agente inmobiliario con experiencia hará uso de las herramientas informáticas disponibles para el mercado de bienes raíces: publicará sus inmuebles en páginas web inmobiliarias y portales inmobiliarios especializados, aumentando enormemente la oferta hacia el público objetivo.

Una vez decida contratar un agente inmobiliario, deje claro cuál será el valor o porcentaje que irá a pagar por sus servicios y establezca con el un plan de trabajo y de compromisos durante la oferta y negociación de su propiedad.

Al encontrar un interesado, el agente deberá analizar con las partes los pequeños detalles del contrato y establecer acuerdos y aclaraciones sobre los puntos donde surjan dudas. Un buen negocio podría arruinarse por detalles que no fueron aclarados o definidos en su momento.

Un corredor de inmuebles es sincero con las partes. Es posible que el inmueble sea el ideal para el interesado, cuente con las características que está buscando hace tiempo y se encuentre en una muy buena localización. Pero es posible también que esté lejos de sus posibilidades financieras. Siempre será mejor ser sincero y evitar negociaciones que no llevarán a ningún lado. Para llegar a esa conclusión, el corredor de inmuebles deberá conocer las reales posibilidades económicas de las partes y los sistemas de crédito a los cuales podrían acceder.

Finalmente, recuerde que el agente inmobiliario es un mediador, pero quien decide finalmente la hora y el momento para celebrar un negocio son las partes, propietario e interesados. Esté atento, pues como en toda profesión, existen corredores de inmuebles que solo están interesados en ganar rápidamente su comisión y no en la verdadera satisfacción de las partes.

***