Sistemas inmobiliarios: ventana al éxito

Para algunos agentes, los sistemas CRM inmobiliarios son simplemente programas que sirven para almacenar información básica de clientes o interesados, o para poder mantener o entrar en contacto posteriormente. Por el contrario, para los agentes inmobiliarios profesionales, un software CRM inmobiliario es muchísimo más que una simple agenda o directorio telefónico de clientes, es una herramienta de éxito.

Un sistema inmobiliario moderno deberá contar con amplios recursos para el registro de informaciones de contacto, pero además deberá informar sobre el resultado de los contactos telefónicos o vía e-mail y de las campañas de publicidad emprendidas por la inmobiliaria. De esta forma, en pocos minutos, cualquier usuario que tenga acceso al sistema se percatará del estado real de cada cliente y de las tareas prioritarias por ejecutar para cada uno de ellos, o para un conjunto similar de interesados con características semejantes (interesados, contactados por e-mail, clientes antiguos, etc.).

Ante todo, es importante que seleccione un buen CRM especializado en el mercado de bienes raíces, que sea fácil e intuitivo de utilizar, se adapte a sus necesidades, y que realmente simplifique la gestión de clientes potenciales. Existen varios sistemas inmobiliarios que, a pesar de ser completos, son bastante complejos de utilizar. Lo anterior parece un comentario obvio y elemental, mas no lo es, pues se estima que por lo menos el 20 % de los usuarios de sistemas CRM inmobiliarios no conocen o no saben como aplicar totalmente sus funciones y herramientas y, por lo tanto, desconocen su reales alcances y utilidades.

Una simple búsqueda en Google, acerca del mejor CRM inmobiliario, irá a presentarle cientos de posibilidades. La selección, entonces, se torna difícil. Sin embargo, podrá ayudarse si hace dicha selección a partir de una lista básica de herramientas que deberá incluir la adición detallada de datos personales, de las preferencias de vivienda, y de las notas y comentarios generales acerca de sus clientes e interesados; funcionamiento en la nube y en tiempo real, pues en el caso de su ordenador se bloquee, usted podrá acceder a sus datos desde cualquier otro dispositivo con acceso a internet; interfaces simples e intuitivas, pues cualquier persona deberá ser capaz de operar el sistema sin conocimientos previos; automatización y personalización de operaciones, como el envío de informaciones vía e-mail.

Esta es sólo una breve lista de los componentes básicos de cualquier sistema de gestión inmobiliaria debería tener. Sin embargo, corresponde al agente inmobiliario hacer la tarea de investigar cual es el sistema que mejor se adapta a sus necesidades, características y estilo de trabajo. Es claro que esta tarea de búsqueda del CRM ideal implica tiempo. Pero se debe entender que de esta selección dependerá el planeamiento estratégico de la inmobiliaria en el futuro próximo. Además, escoger una buena opción le ahorrará tiempo y muchos dolores de cabeza.

***

Tecnología & Mercado Inmobiliario

El acceso masivo a internet ha revolucionado el mercado de productos y servicios durante los últimos años. Hoy en día la búsqueda de bienes raíces es hecha, casi exclusivamente, por medio de la red, y las inmobiliarias y corredores de inmuebles han tenido que adaptarse a esta realidad.

Además de la publicación de inmuebles a través de las páginas web inmobiliarias y portales especializados en bienes raíces, los agentes inmobiliarios tienen a su disposición otras herramientas informáticas que hacen parte de toda esa revolución tecnológica.

Como dicen los diseñadores web, no basta con pedirle el favor a su “sobrino” de crear una página web para su inmobiliaria. La página web es la cara de su negocio en la red, y debe ser pensada y desarrollada por profesionales del área. Deberá tener ciertas características y herramientas que permitan, primero, tener una exitosa visibilidad en la red y, segundo, cumplir efectivamente con su función, es decir, que faciliten la rápida interacción entre los dueños de los inmuebles, la inmobiliaria y los interesados.

La página web inmobiliaria debe presentar herramientas e búsqueda avanzada a través de mapas, deben tener directa interacción con las redes sociales y portales inmobiliarios, deben permitir el intercambio de mensajes e informaciones en tiempo real a través de sistemas de chat, deben tener enlaces con otras páginas web y prestadores de servicios que hacen parte del mercado inmobiliario. La palabra de orden es la interactividad, y no solo la presentación de informaciones, que en todos los casos deberá ser óptima (presentación de vídeos de inmuebles y propiedades, visitas virtuales, fotografías de alta calidad y en formatos 3D y 360°, etc.).

Al mismo tiempo, una buena página inmobiliaria deberá tener un diseño responsivo, entendiendo como tal su adaptación a todo tipo de dispositivos con acceso a internet, ofreciendo una óptima experiencia de navegación, sin errores de visualización y ofreciendo las mismas funcionalidades que la versión de escritorio.

Muchas inmobiliarias han invertido también en el desarrollo de blogs inmobiliarios, donde presentan sus opiniones y puntos de vista, además de las últimas noticias del mercado y tendencias en decoración y estilo de vida. A pesar de significar un plus financiero para al empresa, dichos blogs optimizan el marketing con sus clientes y mejoran la influencia de la inmobiliaria entre los cibernautas.

Además de administrar una página web de excelente calidad, el agente inmobiliario deberá tener habilidades en otras herramientas informáticas. Deberá manejar con destreza los sistemas de gestión y software inmobiliarios, y ser ágil y efectivo en las comunicaciones online. En la actualidad, servicios de listado múltiple y redes inmobiliarias facilitan la interacción entre varias inmobiliarias y agentes, lo cual demanda del corredor de inmuebles su total sintonía con la red.

Estas nuevas herramientas no reemplazarán el contacto real con clientes e interesados, solo han mudado la forma de interacción y aumentado los alcances de las comunicaciones entre las partes.

En el futuro cercano el mercado inmobiliario será favorecido por otra serie de herramientas que hoy en día se encuentran en pleno desarrollo, como el uso de nuevos aplicativos móviles, la popularización de las animaciones y maquetas virtuales, y el uso de drones para obtener imágenes del inmueble y de la región donde este se encuentre localizado, entre otros.

Adaptarse y dominar las herramientas informáticas y de internet permitirá tener un presente y futuro en el mercado de bienes raíces. En el pasado … bueno, el pasado ya no lo podemos modificar.

***

Porque contratar un agente inmobiliario

Está pensando en realizar alguna inversión inmobiliaria? Desea vender su inmueble, comprar un hogar para su familia, alquilar un local para su negocio o está buscando un lugar para instalar su empresa? Nadie mejor que un agente inmobiliario para ayudarlo en esa tarea. Vea porqué:

– Experiencia en el mercado
Un agente inmobiliario tiene la experiencia necesaria para orientarlo en el proceso de compra, venta o alquiler de un inmueble pues conoce como se lleva a cabo todo el proceso, desde la visita hasta la entrega del inmueble, y cuales son los trámites legales necesarios durante cada paso.

– Conocimiento de inmuebles en oferta, compradores e interesados
Hoy día la gran mayoría de los inmuebles y propiedades en oferta se encuentran disponibles en internet, a través de páginas web inmobiliarias y portales especializados en bienes raíces. Sin embargo, un corredor de inmuebles especializado podrá conocer otros inmuebles que no se muestren en internet, o por los cuales sus dueños ha preferido la discreción en su oferta. De igual forma, un agente de bienes raíces conoce muchos inversores que pueden estar interesados en su inmueble al momento de decidir colocarlo en el
mercado.

– Poder de negociación
Gracias a su trabajo diario, el agente inmobiliario es un negociador nato, conoce las estrategias para buscar el mejor precio de compra, venta o alquiler, y sabe identificar quien realmente está interesado en realizar un negocio.

– Conocimiento de la ley
El agente inmobiliario profesional está formado e informado sobre el negocio de bienes raíces, conoce la legislación y sus cambios o actualizaciones, y deberá velar por su aplicación, pues de eso depende su continuidad en el mercado.

– Disponibilidad y agilidad
Nadie más interesado en concretar un negocio que el propio agente inmobiliario. Generalmente sus ganancias están condicionadas a comisiones o porcentajes sobre el monto final de la operación. Es claro que pondrá todo su conocimiento para que el negocio se lleve a cabo. Un agente inmobiliario profesional está al día con los valores y ofertas del mercado, conoce también los requisitos legales y conoce al detalle los inmuebles. En un momento dado podrá recomendarle visitar otros inmuebles similares, o estudiar las ofertas y condiciones de varios interesados en su inmueble.

– Contactos
El corredor de inmuebles conoce muchas personas que trabajan en el negocio de bienes raíces: compradores, vendedores, inversores, inmobiliarias, abogados, contadores, agentes de seguros, prestadores de servicios de reparación, etc. Usted economizará mucho tiempo y dolores de cabeza si cuenta con los contactos adecuados en todo el proceso, y el agente inmobiliario conoce esos contactos.

Lógicamente todo agente inmobiliario cobra por sus servicios. Pero dada su importancia estratégica en todo el proceso, sus honorarios deberán asumirse no como gastos adicionales, sino como parte de la inversión. Como en todo negocio, busque varias alternativas al momento de contratar un agente de bienes raíces. Indague sobre su experiencia, solicite recomendaciones, y lo más importante, cuente con ellos como aliados durante la negociación.

***